Nuestra Historia

En 1996, nuestro consejero presidente, Daniel González Dávila, comenzó a prestar sus servicios en el equipo contencioso constitucional de la Consejería Jurídica del Ejecutivo Federal. Desde esta posición, fue delegado del presidente de la República en sus controversias constitucionales y acciones de inconstitucionalidad hasta 2001, donde además intervino en la formulación de reglamentos, iniciativas de leyes, reformas constitucionales y análisis de facultades exclusivas.

Al finalizar su gestión, continuó haciendo el mismo trabajo para otras entidades, poderes y órganos del Estado mexicano desde el ámbito privado en la firma Consejería en Control Constitucional.

A los pocos meses, el maestro Ignacio Burgoa Orihuela tuvo la deferencia de invitarlo a colaborar con él en asuntos relacionados con la defensa constitucional de gobernantes ante la Suprema Corte de Justicia. A la postre, se fraguaría una relación de trabajo participativo, en donde la atención a gobernantes quedaría a cargo de la Consejería y a gobernados en el bufete jurídico del maestro.

Nuestra Historia

En 1996, nuestro consejero presidente, Daniel González Dávila, comenzó a prestar sus servicios en el equipo contencioso constitucional de la Consejería Jurídica del Ejecutivo Federal. Desde esta posición, fue delegado del presidente de la República en sus controversias constitucionales y acciones de inconstitucionalidad hasta 2001, donde además intervino en la formulación de reglamentos, iniciativas de leyes, reformas constitucionales y análisis de facultades exclusivas.

Al finalizar su gestión, continuó haciendo el mismo trabajo para otras entidades, poderes y órganos del Estado mexicano desde el ámbito privado en la firma Consejería en Control Constitucional.

A los pocos meses, el maestro Ignacio Burgoa Orihuela tuvo la deferencia de invitarlo a colaborar con él en asuntos relacionados con la defensa constitucional de gobernantes ante la Suprema Corte de Justicia. A la postre, se fraguaría una relación de trabajo participativo, en donde la atención a gobernantes quedaría a cargo de la Consejería y a gobernados en el bufete jurídico del maestro.

Consejería en Control Constitucional

El fin del constitucionalismo es la limitación del poder político a través de la Constitución y sus mecanismos de defensa, pero también su ajuste a las reglas de la democracia. Durante más de 25 años, hemos desarrollado habilidades de alto valor estratégico para que los derechos humanos, facultades competenciales, derechos políticos, prerrogativas de partido o necesidades parlamentarias sean cabalmente ejercidos, como consecuencia de un trabajo de excelencia, empatía y profesionalismo.

Utilizamos la asesoría o el litigio constitucional para que pueda hacer valer con libertad esa pequeña porción de soberanía que la Carta Fundamental ha puesto en sus manos.

El ejercicio de un poder público eficaz es una carga que la naturaleza humana no puede enfrentar por sí sola y sin ayuda. Permítanos darle la asistencia que requiere. Y usted, a quien ese poder desordenado ha vulnerado, confíenos la reparación de su derecho.

Consejería en Control Constitucional

El fin del constitucionalismo es la limitación del poder político a través de la Constitución y sus mecanismos de defensa, pero también su ajuste a las reglas de la democracia. Durante más de 25 años, hemos desarrollado habilidades de alto valor estratégico para que los derechos humanos, facultades competenciales, derechos políticos, prerrogativas de partido o necesidades parlamentarias sean cabalmente ejercidos, como consecuencia de un trabajo de excelencia, empatía y profesionalismo.

Utilizamos la asesoría o el litigio constitucional para que pueda hacer valer con libertad esa pequeña porción de soberanía que la Carta Fundamental ha puesto en sus manos.

El ejercicio de un poder público eficaz es una carga que la naturaleza humana no puede enfrentar por sí sola y sin ayuda. Permítanos darle la asistencia que requiere. Y usted, a quien ese poder desordenado ha vulnerado, confíenos la reparación de su derecho.

Nuestras Fortalezas

Nos regimos por estos principios que garantizan la excelencia de nuestros servicios y nuestro propio desarrollo humano.

Sin faltar a la confianza de nuestros clientes, podemos dar esta visión general de los asuntos que hemos atendido con buenos resultados.

Creemos que toda firma o colegio de abogados tiene el deber de dedicar una parte de su tiempo al interés social.

No nos interesa crecer más que nuestra calidad, ni tomamos estos asuntos por ser contrarios a nuestros valores cívicos.

Nuestras Fortalezas

Nos regimos por estos principios que garantizan la excelencia de nuestros servicios y nuestro propio desarrollo humano.

Sin faltar a la confianza de nuestros clientes, podemos dar esta visión general de los asuntos que hemos atendido con buenos resultados.

Creemos que toda firma o colegio de abogados tiene el deber de dedicar una parte de su tiempo al interés social.

No nos interesa crecer más que nuestra calidad, ni tomamos estos asuntos por ser contrarios a nuestros valores cívicos.

¿NECESITAS ASESORÍA JURÍDICA?

LLÁMANOS: 55 5573 3011

¿NECESITAS ASESORÍA JURÍDICA?

LLÁMANOS: 55 5573 3011

Directorio